Las comunidades de vecinos frente la contaminación acústica

Home/Comunidades de propietarios/Las comunidades de vecinos frente la contaminación acústica

Las comunidades de vecinos frente la contaminación acústica

Una de la mayores torturas que puede vivir un vecino son las molestias producidas por el ruido procedente de la calle o incluso de la misma comunidad de propietarios, por ello hoy analizamos qué puede hacer una comunidad de propietarios para impedir la contaminación acústica.

Lo primero que debemos señalar que es una materia regulada a nivel autonómico y municipal y que este post esta basado fundamentalmente en la normativa de Valencia, ciudad y provincia donde administraciones de Fincas Piquer ejercemos nuestra actividad, y por tanto, recomendamos los lectores buscar la legislación específica de su localidad.

Respecto el concepto de ruido, son los sonidos no deseados que con una intensidad alta (amplitud de volumen), puede ser perjudicial para la salud. En un edificio nos encontramos dos principales fuentes de ruido:

Fuentes de ruido aéreo: Aquí encontramos fuentes externas como el ruido producido por los coches e internas como el ruido que producen los vecinos o los electrodomésticos

Fuentes de ruido de impacto y vibraciones: Aquí hablamos por ejemplo de pisadas en piso superior y el ascensor del edificio respectivamente.

En Valencia nos regimos fundamentalmente por la norma autonómica Ley 7/2002 de “Protección Contra la Contaminación acústica” y por la normativa de cada ayuntamiento. Por ejemplo, el mismo Ayuntamiento de Valencia ofrece una excelente guía divulgativa respecto la ordenanza municipal sobre el ruido.

Respecto la Ley 7/2002, a las comunidades de vecinos les afecta fundamentalmente el Título IV, dentro de este título, destacamos el Capítulo II y el Capítulo III, capítulos donde se indica que se requerirá licencia o autorización y se deberá establecer unos limites sonoros por ejemplo a las terrazas de locales de ocio; por ejemplo también se hace referencia a los horarios para la carga y descarga en zonas residenciales, o se establece el horario para trabajos de edificación, limpieza o recogida de basura.

El Título V de Regímen Jurídico también merece una lectura por parte de los administradores de fincas y copropietarios, ya que regula la actuación inspectora, infracciones, responsabilidad y sanciones.

Conforme esta Ley los ayuntamientos tienen la mayor responsabilidad al respecto, ya que son las instituciones  públicas encargadas de conceder licencias de apertura y funcionamiento de actividades, otorgan las licencias de ocupación y tiene la principal facultad inspectora. Además el artículo 57 señala que corresponde al alcalde la iniciación del proceso sancionador y SUBSIDIARIAMENTE al Conseller Competente.

El Ayuntamiento de Valencia contempla de manera específica hasta 9 temas diferentes, los cuales puedes visualizar aqui.

Tras ver qué normativa debemos consultar, ¿Qué hacer si sufres contaminación acústica?

Debemos ver en las normas anteriormente señaladas si podemos exigir algún tipo de acción que reduzca la contaminación acústica. Por ejemplo, si resulta insoportable el trabajo en una edificación cercana, ver la normativa municipal sobre los horarios y ver si hay licencia.

Siempre recomendamos instar al intento de solución amistosa, tanto si los ruidos proviene de la misma comunidad como de edificios colindantes, comunicando los daños producidos y solicitando el cese de las actuaciones molestas, incluso si no se llega a un acuerdo amistoso intentar conseguir el objetivo con la intervención de la Policía Municipal.

Si no es atendida nuestra petición y verificamos que la normativa nos ampara, debe convocarse Junta Extaordinaria para aprobar la iniciación de acciones legales, si la comunidad no actúa, los vecinos de manera individual pueden iniciar el procedimiento.

El procedimiento frente la administración se inicia presentando un escrito dirigido al Ayuntamiento comunicando el perjuicio sufrido por los ruidos, solicitando en su caso la inspección e informe de los técnicos municipales e incluso solicitar la cesación inmediata de la actividad.

Si el alcalde no establece medidas correctoras o no resuelve el expediente en tres meses, podrá iniciarse recurso contencioso-administrativo en vía civil e incluso la vía penal para casos extremos, incluso se puede presentar una queja ante el Defensor del Pueblo. Incluso si se demuestra la falta de diligencia por parte del ayuntamiento (pasividad o excesiva permisividad) podremos reclamar responsabilidad de patrimonial al Ayuntamiento.

En la vía judicial se puede solicitar el cese de la actividad, pudiendo reclamar daños y perjuicios y la solicitud de medidas cautelares. Para reclamar medidas cautelares en muchos casos se aconseja tener testigos e incluso hacer mediciones con los equipos que se utilizan para medir ruidos y vibraciones, aquí puede consultar los equipos que se utilizan para las mediciones.

Como hemos indicado nosotros hemos basado el artículo en la normativa de la Comunidad Valenciana y en la ciudad de Valencia, pero este artículo te puede servir de guía porque la normativa es muy similar en todos los municipios y los pasos a seguir son muy similares.

By | 2017-05-23T10:20:02+00:00 Noviembre 2nd, 2016|Comunidades de propietarios|0 Comments

Leave A Comment