Reestructuración de deudas hipotecarias

Home/Comunidades de propietarios, Derecho Inmobiliario/Reestructuración de deudas hipotecarias

Reestructuración de deudas hipotecarias

Todos los administradores hemos vivido el drama de muchos vecinos que han sufrido el embargo de su vivienda habitual, por eso hoy queremos hablar de una noticia muy positiva que está ayudando a que cada vez hayan menos ejecuciones hipotecarias. La reestructuración de deudas hipotecarias.

La mayoría de entidades financieras se están adheriendo al Código de Buenas Prácticas para la reestructuración viable de las deudas con garantía hipotecaria sobre la vivienda habitual. Es un código con el fin de establecer unas medidas previas para intentar evitar la ejecución hipotecaria.

El artículo 2 del Real Decreto -ley 6/2012, de 9 de marzo, de medidas urgentes de protección de los deudores hipotecarios sin recursos, establece que las personas que hayan sufrido una grave alteración de su situación económica podrán solicitar y obtener de la entidad financiera la reestructuración de su deuda hipotecaria con el fin de que sea viable a medio y largo plazo.

Obviamente existen unos requisitos, por ejemplo, que la vivienda no supere los 300.000 euros, que se haya producido una verdadera alteración de las circunstancias económicas en la unidad familiar que haya producido que los ingresos sean menores o que no se haya producido ya el anuncio de subasta de la vivienda habitual.

Existen requisitos, pero el deudor que se considere en situación de dificultad pero que crea que puede hacer frente al préstamo con una reestructuración debe solicitarlo a la entidad financiera con toda la documentación requerida (percepción de ingresos, números personas que habitan la vivienda, titulariedad de los bienes y declaración responsable del deudor o deudores). Incluso hay entidades financieras que están enviando la posibilidad de reestructurar la deuda enviando una carta al domicilio de la persona interesada. La entidad financiera deberá contestar en el plazo de un mes para ofrecer un plan de viabilidad.

Si la entidad financiera lo ve inviable, el Código contempla la posibilidad de una quita (“perdonar” parte de la deuda), pero la entidad no está obligada a ello, e incluso se puede solicitar una dación en pago (entrega de la casa quedando saldada toda la deuda), con la posibilidad de convertirse en arrendatario satisfaciendo una renta anual del 3% del importe total de la deuda en el momento de la dación del pago.

Si estás en apuros contacta con tu entidad financiera, además tu administrador de fincas colegiado te puede asesorar e incluso ayudar para que puedas hacer frente a la difícil situación ya que estamos acostumbrados a negociar con las entidades financieras.

By | 2017-05-23T10:20:03+00:00 Noviembre 25th, 2015|Comunidades de propietarios, Derecho Inmobiliario|0 Comments

Leave A Comment